English     Spanish
    Página Principal
    Webcasting
    Alojamiento
    Sala de Prensa
    Contáctenos
    Página Principal
    Bienvenida
    Webcasting
    Directiva
    Temas Principales y Objetivos
    Facultad
    Calendario
    Programa Científico
    Jornada de Enfermería y Psicologia
    Enfermería Inscripción
    CME
    Sala de Prensa
    Presentación de Resúmenes
    Produccíon de Posters
    List of Poster presentations
    IVI Adjudicación
    Información General
    Fiesta IVI
    Before you travel ...
    Inscripción
    Alojamiento
    Programa de Acompañantes
    Patrocinadores
    Patrocinio y Exposición
    Carta de Invitación
    Sobre Madrid
    Socios de los Medios de Comunicación
    Contáctenos
    IVI
Nuevos Avances en Medecina Reproductiva:
3er Congreso Internacional IVI
Madrid, del 14 al 16 de mayo de 2009
  Nota de PRENSA - 16/05/09 Print

 

((EMBARGADA HASTA SÁBADO 16 DE MAYO A LAS 11 HORAS))

 

Los factores ambientales también influyen en la infertilidad

 

LA CAFEÍNA, EL SEDENTARISMO Y LOS CONTAMINANTES QUÍMICOS REDUCEN LAS POSIBILIDADES DE EMBARAZO

 

·               La combinación de obesidad, tabaco y cafeína disminuye un 30% la probabilidad de tener un hijo.

·               La ingesta de cafeína entre las mujeres tiene un efecto profundo sobre la posibilidad de no conseguir un nacimiento vivo y sobre la edad gestacional del bebé.

·               Las trabajadoras por turnos pueden tener irregularidades menstruales, abortos y menor fecundabilidad.

·               Las mujeres obesas tienen casi el tripe de riesgo de infertilidad y de fracasar en los intentos de quedarse embarazadas.

 

Madrid, 16 de mayo de 2009.- Los factores ambientales y el estilo de vida actual juegan un papel importante en la infertilidad, un problema que va en aumento. El sedentarismo, el consumo de cafeína y alcohol, la obesidad, los ritmos circadianos y algunos compuestos químicos presentes en insecticidas, cosméticos, envases alimentarios, biberones, juguetes, etcétera, son factores que han demostrado reducir de forma considerable la probabilidad de tener un hijo, según han puesto de manifiesto varios expertos durante la última jornada de III Congreso Internacional IVI sobre Reproducción Asistida.

 

El doctor Edward V. Younglai, del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de McMaster de Hamilton, Ontario (Canadá), destaca en su ponencia la influencia de los contaminantes en la fertilidad. “Los denominados ‘compuestos perturbadores endocrinos’ (un grupo de productos químicos como los eftalatos, el bisfenol, el ‘DDT’, entre otros) pueden estar contribuyendo a resultados reproductivos adversos como infertilidad, aborto, parto prematuro, síndrome del ovario poliquístico, endometriosis y retardo en el crecimiento intrauterino en la población general”. En concreto, el bisfenol se utiliza en la fabricación de botellas de agua, biberones, equipamientos médicos, teléfonos móviles, juguetes…; los eftalatos están presentes en cosméticos, materiales de construcción, pinturas productos de limpieza, etc.; mientras que el ‘DDT’ se usa en insecticidas.

 

Asimismo, dicho experto informa sobre la influencia de los ritmos circadianos en el proceso de reproducción, aunque insiste en que “aún se tienen que seguir desarrollando investigaciones en este campo”. Por el momento, añade, “se ha demostrado que las trabajadoras por turnos pueden tener irregularidades menstruales, abortos espontáneos y una menor fecundabilidad”.

 

El sedentarismo, un factor muy peligroso

Según el doctor Younglai, “el estilo de vida sedentario está asociado, con frecuencia, a un incremento de peso corporal, un factor que tiene consecuencias negativas sobre la salud reproductiva”. De hecho, el doctor José Bellver, del IVI Valencia, asegura en su ponencia que “las mujeres obesas tienen casi el tripe de probabilidades de sufrir riesgo de infertilidad y de fracasar en los intentos de quedarse embarazadas, tanto en los ciclos de concepción natural como asistida”.

 

Un exceso de peso favorece una menor probabilidad de tener un nacimiento vivo sano, incrementa las complicaciones durante el embarazo, e influye en una baja respuesta ovárica a la estimulación ovárica que se realiza durante la fecundación ‘in vitro’. Asimismo, las pacientes con obesidad sufren una alteración significativa en la calidad del ovocito y del embrión, con los consecuentes menores índices de fertilización; así como un peor entorno uterino, indica el doctor Bellver.

 

Para mejorar la tasa de fertilidad en estas mujeres se han evaluado diferentes abordajes basados en cambios en el estilo de vida. En este sentido, este especialista defiende que sólo con un 5 por ciento de pérdida de peso corporal, se pueden mejorar e incluso restaurar los índices de ovulación y embarazo, porque la restricción de energía por sí misma es mejor que el cambio en la forma corporal o el peso total.

 

Cafeína y alcohol: malos y evitables

Durante el Congreso también se puso de manifiesto la influencia en los procesos de reproducción asistida de otros factores como el consumo de alcohol o cafeína. En concreto, los expertos concluyeron que los índices de éxito de estos procesos se pueden optimizar disminuyendo el consumo de alcohol y cafeína.

 

Según un estudio, el consumo femenino de alcohol se asocia con una disminución de la extracción de ovocitos y embarazo; mientras que la bebida en ambos sexos se asocia con un mayor riesgo de aborto espontánea.

 

“Sin embargo, el consumo de cafeína –que cuenta con una mayor aceptación entre las parejas que buscan tener un hijo- también puede influir en el éxito de los tratamientos de infertilidad”, sostiene la doctora Hillary Klonoff-Cohen, del Departamento de Familia y Medicina Preventiva de la Universidad de California San Diego (Estados Unidos). De hecho, una investigación ha determinado que la ingesta de cafeína entre las mujeres tiene un efecto profundo sobre la posibilidad de no conseguir un nacimiento vivo y sobre la edad gestacional del bebé. “No obstante, puede resultar prematuro emitir recomendaciones de una ingesta de cafeína moderada en mujeres infértiles debido a la escasez de estudios”, puntualiza la experta.

 

Fumar: un clásico que perjudica la fertilidad

 

Múltiples estudios científicos evidencian el efecto negativo que tiene fumar sobre la fertilidad, incluyendo prácticamente a todos los sistemas implicados en el proceso reproductivo. En las mujeres, el impacto de los cigarrillos sobre la reserva ovárica se constata por la edad más temprana en que las mujeres fumadoras tienen la menopausia. Además, “varios componentes del tabaco afectan al proceso de maduración de los folículos de los ovarios, que se traducen en peores parámetros en los procesos de fecundación ‘in vitro’. También la receptividad uterina y la función tubular se ve significativamente alterada por este hábito”, explica el doctor Sergio Soares, director de la Clínica IVI en Lisboa (Portugal).

 

En opinión de dicho experto, los hombres fumadores sufren una reducción en la producción del esperma, un aumento del estrés oxidativo y daño del ADN. “Los espermatozoides de los fumadores tienen una capacidad de fertilización reducida y los embriones muestran menores índices de implantación”, destaca el doctor Soares.

 

 

Más información:

* IVI: Carolina Alemany

Tel: 96 317 36 10 / 680 79 42 09

 

* PLANNER Media: (Elena Moreno/ Laura Castellanos/ Sonia Garde).

Tel: 91 783 70 00/ 639 72 94 79/ 639 33 82 15/ 687 72 02 88

 


Página Principal    Inscripción    Alojamiento    IVI Award    Contáctenos   
Copyright © 2007 comtecmed.com. All rights reserved. Created by     WebStudio.co.il